DEL MITO AL RITO DE EL SEÑOR DEL ENCINO

DEL MITO AL RITO DE EL SEÑOR DEL ENCINO                                                   $150

El libro parte, como debe ser, del principio: la necesidad, la ambición o la vocación, que de todo hay en la viña del señor, de nuestros abuelos conquistadores que se enfrentaban con nuestros otros abuelos, los que defendían su tierra, su gente y sus dioses: los aguerridos chichimecas: que no eran nómadas: eran libres, sin ataduras, sin anclas…Los enfrentamientos inevitables condujeron a la necesidad de establecer guarniciones, presidios, especialmente en las rutas más transitadas que eran los caminos de la Plata, aquellos que tenían como punto de partida o de llegada, todo depende, los reales mineros fundamentalmente de Guanajuato y Zacatecas. Por la necesidad se edifica el mítico presidio de Bocas de Ortega, que habría de ser el lugar en donde se aparece, o se talla, o se empieza a venerar, o simplemente surge el Cristo Negro del Encino. No se sabe con certeza el enclave del presidio de Bocas, hay por lo menos tres lugares que se disputan el serlo: las Negritas en el estado de Aguascalientes, Montesa y Letras en el de Zacatecas, aunque la distancia de uno a otro no llega a diez kilómetros. Aurelio de los Reyes el autor de “Los caminos de la plata” se inclina por Letras, por encontrarse justamente en las bocas de tres cañadas y en donde las ruinas que se conservan en lo alto de un montículo constituyen un magnífico punto de observación que permite dominar el camino que viene del sur y seguir su camino ascendente hasta la meseta chichimeca con rumbo a Pinos pasando por San Nicolás de Quijas.

Bocas fue además de un presidio, o quizás por ello, ocasión para un asentamiento de población perteneciente a la gran hacienda de Ciénega de Mata de la familia Rincón Gallardo, Bocas no llegó a ser hacienda, si acaso una estancia, pero más probablemente sólo un sitio de paso, pero tenía habitantes estables y por lo mismo una capilla con servicios regulares de culto. Su población tenía un componente alto de negros y mulatos, descendientes de los que habían sido traídos para trabajar en la minas, he aquí la explicación del color del Cristo.

Chávez Aranda desvela el mito del Cristo Negro y en su investigación urgando en las fuentes originales encuentra y da razón de otras afirmaciones gratuitas, tales como la de considerar la capilla del barrio de Triana de Aguascalientes como lugar de culto al Argángel San Miguel. Es cierto que el jefe de las huestes celestiales habría de ser patrono de la diócesis, y que hubo lugares para su culto, pero sólo un error de transcripción seguido por historiadores menos escrupulosos explica la idea sostenida por largo tiempo de su veneración en Triana. Por cierto, el nombre del barrio nos remite a Sevilla y de paso a la Roma Imperial, el emperador Trajano originario de lo que habría de ser Andalucía dio su nombre a la Trajana y de allí a su apócope: Triana.

Chávez Aranda, el historiador, logra con sus acuciosas y amenas descripciones, a la manera del maravilloso espectáculo checo “La Linterna Mágica” que el lector se sienta inmerso en el ambiente descrito, que los personajes se le presenten de carne y hueso, que parezcan desprenderse de las páginas para sentarse a dialogar con el lector e invitarlo para que se introduzca por el espejo mágico de Alicia, que es el libro abierto, al mundo que el autor nos recrea. Olemos el olor de la cera en la capilla, sentimos el peso solemne de la parafernalia en la sacristía, presenciamos los exámenes en el seminario de San Luis Gonzaga, padecemos las angustias de los señores curas para cubrir las necesidades del culto y de la feligresía, conocemos y tratamos a los protagonistas de esta aventura que nos conduce por las entrevisiones de esta microhistoria, desde un incansable presbítero Dn. Justo Ramírez hasta un ilustre canónigo Dn. Matheo Joseph de Arteaga y Rincón Gallardo.

Chávez Aranda en un examen de conciencia avivado por los comentarios de Juan López, que fuera Cronista de Guadalajara, perspicaz, lúcido, sólido y enamorado de las costumbres y tradiciones que abrevó desde su ladera en Mexticacán, se inquieta ante la posibilidad cierta de socavar los cimientos de mitos ancestrales, pero se sobrepone la formación profesional. ¡Enhorabuena!. A fin de cuentas cuando los mitos son verdaderos, quiero decir, no que sean verdades sino que sean auténticos mitos, enraizados quizás en el imaginario colectivo, persisten, no obstante la epifanía de los hechos. Pensemos en el mito del Descubrimiento, a pesar de que se ha demostrado hasta la saciedad la presencia de descubridores nórdicos, de migraciones asiáticas y polinesias, el mito persiste.

Adentrarse en las páginas de este libro es cumplir una cita obligada con el pasado, manera cierta de prefigurar el porvenir. Si como dice Borges, lo que le sucede a un hombre le sucede a todos, conocer como se gestó un culto, una tradición y un mito, nos da los elementos para la comprensión de algunas de las expresiones más humanas: las creencias. En fin, como hubiera dicho Juan López: “¡Adentro, que no está jondo!”.

Lic. y Notario Jesús Eduardo Martín Jáuregui.

DEL MITO AL RITO DE EL SEÑOR DEL ENCINO

Págs. 310

CAPÍTULO 1

El Camino de la Plata

La sociedad minera Oñate-Ibarra-Tolosa

Ataques de los chichimecas

Los presidios

Protección de caravanas

El presidio de Bocas

Don Pedro Matheos de Ortega

La Villa de Nuestra Señora de la Asunción de las Aguascalientes

La jurisdicción inicial de la parroquia de Aguascalientes y Bocas

CAPÍTULO 2

El Señor del Encino

Origen del Cristo del Encino

La realidad del material del Cristo

Localización de las ruinas de Bocas de Ortega

La primer capilla

Dedicación de la capilla

Padrón de la parroquia de la Asunción de 1770

Descripción de la Diocesi de Guadalaxara

Cancelación de la Ayuda de Parroquia

Renovación de la licencia

Negación de licencia para exposición del Santísimo

CAPÍTULO 3

Obras Materiales Realizadas por Dn. Justo Ramírez

La primer ermita o capilla

Solicitud de vecinos

El alarife Dn. Gregorio de los Reyes

Bendición del templo del Señor del Encino

Obras materiales realizadas durante la administración del señor cura Dn. Justo Ramírez

Recuperación de la casa cural de la parroquia del Señor del Encino

Descripción de la casa cural

Condiciones del templo y la casa cural al fallecer Dn. Justo Ramírez

CAPÍTULO 4

Dn. Matheo Joseph de Arteaga y Rincón Gallardo

Los ancestros del ilustre Canónigo.

Lugar de nacimiento

Primeros estudios

Ingreso al Colegio de San Ildefonso

Ingreso al Colegio de San Pedro y San Pablo

Graduación de Bachiller

Inscripción al estudio de Cánones

Bachiller en Cánones

Graduación de Abogado

Labor administrativa en el Colegio Mayor de Todos Santos

Oposición a la cátedra de Teología

Doctorado en Teología y Cánones

Intervención como Sinodal y Catedrático

Traslado al Obispado de Guadalajara

Ejercicio de la abogacía

Postulante a la parroquia del Sagrario de

Postulante como Canónigo a la Real Colegiata del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe

Postulante como canónigo a la Colegiata del Obispado de Puebla

Postulante como canónigo a la Colegiata del Obispado de Valladolid

Cura interino de la parroquia de Pinos

Postulante como canónigo a la Colegiata del Obispado de Guadalajara

Secretario del Obispado de Guadalajara

Cura de la parroquia de la Villa de Aguascalientes

Canónigo Doctoral del Obispado de Guadalajara

Renuncia al beneficio curado de la villa de Aguascalientes

Recepción de la Colación y Canónica Institución de la Canongía Doctoral

Cédula Real de la Canongía Doctoral

Oportunidad de demostrar su valía

Canónigo Doctoral del Obispado de Puebla

Canónigo Maestre Escuelas

Licencia para la celebración de la Santa Misa

CAPÍTULO 5

Administración Interina de Dn. Justo Ramírez

Erección de la parroquia del Señor del Encino

Jurisdicción de la parroquia del Señor del Encino

Lugar de nacimiento, ordenación sacerdotal y primera parroquia a su cargo

Culto al recibir Dn. Justo Ramírez la parroquia

Información autoridades civiles

Acuerdo sobre camposantos

Actividades en la parroquia del Señor del Encino en 1865

Sacerdotes que atendían la parroquia en 1865

Culto en la parroquia del Señor del Encino, en el año de 1865

Capitales piadosos de la parroquia del Señor del Encino

Habitantes de la parroquia del Señor del Encino en 1865

Adquisiciones para la parroquia del Señor del Encino en 1865

Actividad económica de la feligresía de la parroquia del Señor del Encino en 1865

Incremento del culto en 1866

Intervención a favor de liberales detenidos

Actividades en la parroquia del Señor del Encino en 1868

Nuevos asentamientos humanos en 1868

Sacerdotes de la parroquia del Señor del Encino en 1868

Culto en la parroquia del Señor del Encino en 1868

Actividad económica de la feligresía de la parroquia del Señor del Encino en 1868

Actividades de la parroquia del Señor del Encino en 1869

Culto público

Sacerdotes de la parroquia del Señor del Encino en 1869

Habitantes de la parroquia del Señor del Encino en 1869

Nuevos asentamientos humanos en 1869

Habitantes de la parroquia del Señor del Encino en 1871

Actividades en la parroquia del Señor del Encino en 1872

Informe sobre asistencia a ejercicios espirituales

Solicitud presentada por los feligreses de la parroquia del Señor del Encino

Respuesta del Arzobispado a la solicitud presentada

Situación de la parroquia en 1873

Súplica de aceptación de renuncia

CAPÍTULO 6

Dn. Justo Ramírez como Párroco Propio

Decreto de concurso de la sede vacante de la parroquia del Señor del Encino

Bases del concurso de la sede vacante

Solicitud de admisión al concurso

Solicitud de vecinos del barrio de Triana

Respuesta del Señor Arzobispo Dn. Pedro Loza y Pardavé

Nombramiento como párroco propio

Citatorio a la comparecencia para la recepción de la colación

Recepción de la colación canónica como párroco propio

Solicitud de licencia del traslado de los restos de Dn. Jesús Gómez Portugal

Fallecimiento del señor cura Dn. Justo Ramírez

Párroco interino

Solicitud de la feligresía de la parroquia del Señor del Encino

Contestación del Señor Arzobispo Dn. Pedro Loza y Pardavé

CAPÍTULO 7

Las Primeras Letras en la Parroquia del Encino

La falta de escuelas

Escuelas de primeras letras en el barrio de Triana en 1866

Escuelas de primeras letras en el barrio de Triana en 1868

Exámenes públicos de niños y niñas

Sacerdotes colaboradores de otra parroquia

Las escuelas de primeras letras en 1869

Escuelas de primeras letras en la parroquia del Señor del Encino en 1871

Escuela para adultos del barrio de Triana

CAPÍTULO 8

Inicio del Seminario de San Luis Gonzaga

Proyecto de Fundación del Colegio

Informe del Dr. Dn. Joaquín Barba

Apertura del Colegio de San Luis Gonzaga

Solicitud de ministro auxiliar

Aviso sobre la fecha de los exámenes de fin de curso

El primer examen público del Colegio de San Luis Gonzaga

Informes sobre los exámenes públicos

Preparación de la ceremonia de entrega de premios

Informe sobre la entrega de premios a los alumnos de la primer generación

Modelo de invitación a examen público en 1869

CAPÍTULO 9

El Seminario de San Luis Gonzaga de 1870 a 1885

Informe enviado por el Dr. Dn. Joaquín Barba en 1870

Actividades en 1871

Número de alumnos

Exámenes públicos en 1871

Invitaciones a exámenes públicos

Solicitud de ministro auxiliar

Felicitación publicada en el Periódico Oficial del Estado

Informe enviado al Vicario General

Exámenes Públicos en 1872

Opiniones sobre la labor educativa del señor cura Dn. Justo Ramírez

Informe al Vicario General

Entrevista privada con diputados

El Colegio de San Luis Gonzaga en 1873

Informe sobre el funcionamiento del Colegio

Ejercicios espirituales en 1873

Nombramiento de Vice Rector

Informe sobre las actividades

Equipamiento del Colegio de San Luis Gonzaga

Solicitud de sacerdotes

Informe sobre salida de vacaciones de un Minorista

Actividades del Colegio de San Luis Gonzaga en 1874

Actividades del Colegio de San Luis Gonzaga en 1875

Actividades del Colegio de San Luis Gonzaga en 1876

Actividades del Colegio de San Luis Gonzaga en 1877

Actividades del Colegio de San Luis Gonzaga en 1879

Ordenación sacerdotal de un exalumno del Colegio de San Luis Gonzaga

Solicitud de un nuevo ministro auxiliar

Actividades del Colegio de San Luis Gonzaga en 1880

Clausura del Seminario de San Luis Gonzaga

CAPÍTULO 10

Reglamento del  Seminario San Luis Gonzaga

Solicitud de aprobación de Reglamento

Proyecto de Reglamento

Reglamento autorizado para el Colegio de San Luis Gonzaga

Impresión del Reglamento definitivo

CAPÍTULO 11

Calvillo

Escuela de primeras letras

Inquietud por la continuación de la construcción del templo

Solicitud de continuación de la construcción del templo

Instrucciones de consultar a un perito

Licencia de continuación de la construcción

Solicitud de licencia para la celebración de la Santa Misa en una capilla de Calvillo

Continuación de la obra

Terminación del templo de Calvillo

Requisito para el otorgamiento de la licencia para bendecir el templo

Bendición del templo de Calvillo

APÉNDICE

BIBLIOGRAFÍA