Contabilidad electrónica

Contabilidad electrónica  $200.00

La necesidad de procesar las operaciones contables, en un sistema de cómputo que permita generar la información que los contribuyentes están obligados a enviar al Sistema de Administración Tributaria, con toda seguridad dará origen a confusión, entre los encargados de procesarla y adecuarla en función a la normatividad establecida al efecto.
La inquietud en relación a la llamada contabilidad electrónica, se origina por varias razones, la primera de ellas tiene su origen en que antes del inicio del cumplimiento de la obligación, se han modificado en varias ocasiones las reglas relacionadas con el tema por el Servicio de Administración Tributaria, inclusive en la modificación de la Resolución Miscelánea publicada en el Diario Oficial de la Federación, en el Código agrupador el Catálogo de Cuentas del SAT, se presenta un caso insólito, en el sentido de que al realizar el registro de un asiento contable, en todas las cuentas de orden de mayor, llamadas de primer nivel, la cuenta queda saldada, porque una de las subcuenta tiene saldo deudor y la contra cuenta es una subcuenta de saldo acreedor; además hasta la fecha de la presente edición, no es posible obtener en el mercado un software, que permita procesar la información en los términos establecidos por la normatividad aplicable.
Es necesario que los responsables de la preparación de la información a proporcionar al Servicio de Administración Tributaria, adopten una mentalidad de cambio, y preparar el Catálogo de Cuentas, para tener la posibilidad de cumplir con la obligación, teniendo presente el antiguo principio de que el sistema contable debe adaptarse a las necesidades de información de la entidad.
Con toda seguridad que los procedimientos continuarán modificándose, en esta obra se ha compilado la información que se consideró más importante en relación a las nuevas obligaciones de proporcionar información en formato XML, del catálogo de cuentas de la entidad con el agregado del código agrupador establecido en la normatividad, de la balanza de movimientos mensual, de la balanza de cierre de ejercicio y de las pólizas cuando sean requeridas por la autoridad fiscalizadora.
En el primer capítulo se comentan los conceptos tradicionales, de la cuenta, su clasificación, los nombres adecuados a las mismas y la división generalizada del catálogo de cuentas.
En el segundo capítulo, se comenta la contabilidad electrónica, la integración de la contabilidad para efectos fiscales, el registro de los asientos contables y la información a capturar por parte de las entidades que deben cumplir los contribuyentes obligados a llevar el sistema de contabilidad electrónica.
En el tercer capítulo se hace referencia al control tradicional de las operaciones contables, la integración del catálogo de cuentas de la entidad, con el campo agregado del código correspondiente a cada una de las cuentas o subcuentas del catálogo tradicional en uso por el contribuyente; se comentan los grupos de cuentas del catálogo de cuentas del SAT y se incluye completo dicho catálogo para tener la posibilidad de realizar un ejercicio de simulación, con el catálogo de cuentas que lleve cada uno de los participantes en el Diplomado en Impuestos.
En el último capítulo se comenta el envío del archivo en formato XML, del catálogo de cuentas, de las balanzas y de las pólizas contables, con la aclaración de que en la página del SAT, se menciona que en el mes de febrero se liberará un sistema gratuito, para el envío de dicha información.
Al final se presenta un apéndice con las claves, de bancos, monedas y formas de pago.
Con seguridad el procedimiento actual no es el definitivo, otros países que han establecido este tipo de sistemas de información han requerido de un periodo de tres a cuatro años para su implementación, por lo que debemos estar preparados para la adecuación de las modificaciones al mismo.

Ver Índice